Hibridar con Grice y el dato

Hay gente que te hace pensar, otra cabrearte, pero son las primeras las que me joden el fin de semana de manera habitual. Conversaciones que dejan poso, eco, que en un primer momento pasa desapercibido y que de repente te encuentras un Domingo en el sofá recordando la conversación:

  • Yo: Qué es la innovación.
  • Persona 1: Puff, quédate con la palabra hibridar, es el futuro.
  • Y: Hibridar, esto es como lo de “ecosistemas digitales”.
  • P1: No, hazme caso, hibridar lo peta.

Hibridar. Tiene a priori toda la pinta de unirse al club de la innovación, la disrupción, los ecosistemas digitales y el Big Data. Hibridar me pide otro post para saber qué necesidad digital acapara y por qué podría complementar a la denigrada innovación (¿me acabo de responder?).

Aunque siendo sinceros, la hibridación me pone por ser insultantemente obvia y en menor medida por ser parte de mi día a día. Grupos y personas multidisciplinares cuyos conocimientos mixtos permiten pivotar y entender el objetivo desde diferentes alturas. Los profesionales más brillantes con los que he trabajado son criaturas mixtas, informes masas de conocimiento que se amoldan a la necesidad, son seres híbridos entre las humanidades y la tecnología, entre la ingeniería y la psicología, entre campos que a priori no matchean y que a posteriori terminan siendo casos de estudio.

Y como entre hibridaciones anda el asunto, me saco el comodín del lingüista y traigo mi propia receta: Las máximas de Grice aplicadas al entregable del dato. Sí, analizo y juego con los datos de profesión y sí, soy filólogo de formación (ahora entendéis porque lo de hibridar me genera cierto placer silencioso). Entre los muchos, muchísimos, innumerables problemas que me encuentro en cada iteración profesional, uno de ellos es el entendimiento entre “qué me están pidiendo” y “qué les estoy entregando”. La frase que más repito cuando cometen la imprudencia de contratarme para impartir alguna clase es:

Los analistas deben saber contar historias (basadas en datos)

Y aquí es donde entra Grice con su pragmática conversacional (1975). Si yo, analista, y tú, director de cosas importantes, queremos llegar a entendernos, debemos hacerlo bajo un pacto de no agresión al que denominaremos principio de cooperación basado en 4 máximas.

  • Máxima de cantidad
  • Máxima de calidad
  • Máxima de pertinencia o relevancia
  • Máxima de modo o manera

Sin modificar un ápice a Grice mirad la perla que nos dejó para crear un framework al que acudir cada vez que creemos un delivery:

Máxima de cantidadDa la cantidad necesaria de información (ni más ni menos).

I. Da tanta información como sea precisa.
II. No des más información de la que sea necesaria.

Máxima de calidadIntenta que tu contribución sea verdadera

III. No digas nada que creas que es falso
IV. No digas nada si no tienes pruebas suficientes de su veracidad

Máxima de pertinencia o relevancia

V. Sé relevante

Máxima de modo o de maneraSé perspicuo, es decir, claro

VI. Evita la oscuridad en la expresión
VII. Evita la ambigüedad
VIII. Sé breve
IX. Sé ordenado

Hibridar, tan sencillo de entender y tan complicado de ejecutar. Es cuestión de rodearte de las personas adecuadas y realizar las preguntas pertinentes, aunque esto último es como para escribir otro post más adelante.

 

Visothkakvei, ilustraciones orgánicas hipnóticas

Llevo meses siguiendo a diferentes ilustradores (no tengo muy claro si es este el término correcto) desde Instagram, Algunos menos conocidos como Suevangageldonk, Scenicink, Crankillustrations o la italiana drawing.fish.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pero sinceramente, hoy he perdido el tiempo más de la cuenta viendo las ilustraciones hipnóticas de Visothkakvei

Al final es envidia insana por tener la bella manufactura de sus doodles, arte al que dedico mucho tiempo entre pensamiento e idas varias de olla y que ni en el día más inspirado se acerca lo que Visothkakvei termina produciendo.

Podéis comprar algunas de sus ilustraciones en Society6 – (Son impresiones, no originales)

 

No actúes en la idea de que vas a vivir diez mil años. La necesidad ineludible pende sobre ti. Mientras vives, mientras es posible, sé virtuoso.

(Marco Aurelio, “Meditaciones” Libro IV. 17) Libro completo – Meditaciones de Marco Aurelio